RECHAZAMOS PROPUESTA DE ANOP QUE PROPONE ELIMINACIÓN DE ASOCIACIONES EL SISTEMA PENITENCIARIO CHILENO E INSISTENCIA EN LA CREACIÓN DE UN GRADO SUPERIOR AL DE CORONEL, EN ESTE CASO EL GRADO DE GENERAL DE GENDARMERÍA DE CHILE.

ANFUP crítica a minoría que quiere arrogarse la voz de los Gendarmes:

RECHAZAMOS PROPUESTA DE ANOP QUE PROPONE ELIMINACIÓN DE ASOCIACIONES EL SISTEMA PENITENCIARIO CHILENO E INSISTENCIA EN LA CREACIÓN DE UN GRADO SUPERIOR AL DE CORONEL, EN ESTE CASO EL GRADO DE GENERAL DE GENDARMERÍA DE CHILE.

Vista la carta de la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios (ANOP), del día 31 de mayo  de 2017,  dirigida a la Sra. Presidente de la República, es que venimos en manifestar lo siguiente:

Que nuestra Asociación comparte la legítima aspiración de contar con una Carrera Funcionaria regulada y acorde a las duras y riesgosas condiciones laborales en la que los funcionarios de Gendarmería de Chile, sin distingo de grado ni planta, como así mismo la necesidad de contar un sistema jubilatorio que responda a las duras condiciones laborales de los trabajadores penitenciarios.

 

Pero con la misma fuerza queremos dejar en claro que un principio básico de la democracia es la elección de autoridades o dirigente, sistema que además se expresa en la libertad de la elección de sus  destinos expresados en los acuerdos tomados por la mayoría, con respeto de la expresión de las minorías. Hecha esta necesaria aclaración, la ANFUP, quiere decir que no es posible que una organización minoritaria, clasista y sectaria, como lo es la ANOP con 700 socios, pueda arrogarse la representación, voz y sentir de los trabajadores penitenciarios a nivel nacional, más cuando en su misiva ha planteado ideas y solicitudes que son un verdadero retroceso en los notables avances en humanización en el tratamiento de los Chilenos privados de libertad entregados a la custodia de Gendarmería de Chile.

 

Lamentamos que la señalada  organización pretenda, manipulando e instrumentalizando el movimiento gremial y las legitimas aspiraciones de los trabajadores, orientar a nuestra institución hacia la senda de una organización hermética y no deliberante,  comparándose a otras instituciones de corte castrense o policiacas, mismas que justamente por contar con una disciplina militarista han terminado por generar las condiciones suficientes que posibilitaron por el ejemplo el casos de la gran estafa en carabineros y que a la fecha ha terminado con más de 100 imputados y  a la fecha con 21 mil millones de pesos eventualmente defraudados al fisco o el bullado caso conocido como ”milocogate”, donde una serie de operaciones de adquisiones con los fondos reservados del cobre y que inicialmente involucró a 103 millones de pesos, y que a la fecha ascenderían ya a miles de millones de pesos y la Justicia Militar continúa las pesquisas.

 

Con todo, esta propuesta  presentada a la Presidencia de la República pretende la obtención de privilegios y beneficios que beneficiaran a un porcentaje inferior de los trabajadores penitenciarios, que en el último tiempo han gatillado la crisis institucional más grande desde nuestro traspaso a la AFPs en periodo de dictadura militar.

 

Por otro lado en la referida carta dirigida a su Excelencia, han planteado  arrogándose la representatividad de los trabajadores penitenciarios, renunciar al legitimo derecho de asociación garantizado por la Constitución Política y que nos corresponde por pertenecer al aparato civil del Estado, en armonía con los acuerdos internaciones sobre tratamiento de la población penal, en especial el pacto de Ginebra del año 1955 (Articulo Nro. 46, numeral 3),  suscrito y ratificado por Chile, en el que se resalta  la naturaleza de la función pública del funcionario penitenciario, destacando aquí su perfil profesional y subrayando  además que serán objeto de ventajas a causa de la penosa función que realizan:

“ Para lograr dichos fines será necesario que los miembros del personal trabajen exclusivamente como funcionarios penitenciarios profesionales, tener la condición de empleados públicos y por tanto la seguridad de que la estabilidad en su empleo dependerá únicamente de su buena conducta, de la eficacia de su trabajo y de su aptitud física. La remuneración del personal deberá ser adecuada para obtener y conservar los servicios de hombres y mujeres capaces. Se determinarán las ventajas de la carrera y las condiciones del servicio teniendo en cuenta el carácter penoso de sus funciones

 

Entonces aclarado el tema de nuestra naturaleza pública y no cástrense, pero si penitenciaria y construida con una disciplina no menos valerosa ni digna, destacada y valorada en el mundo por el profesionalismos de nuestros gendarmes, que ha puesto su acento en la seguridad , el tratamiento y la función humanizádora, siendo entonces odiosa la imitación o comparación con otras instituciones que igual valiosas como la nuestra desempeñan una función distinta, por lo que requieren tratamiento y  recursos distintos a los del sistema penitenciario.

 

Debemos recordar que ha sido la ANFUP la organización que permitió la libre agrupación y sindicalización en Gendarmería de Chile,    y en este sentido, que han sido las asociaciones  una contribución al momento de avanzar en mejoras y humanización del sistema penitenciario, como ha sido característica de nuestro país en términos de tratamiento de los privados de libertad y como no, demandando del Estado, proponiendo y contribuyendo en mejores condiciones laborales para los Agentes del Estado llamados a la delicada función de la custodia,  tratamiento y la reinserción de los presos.  Así nos parece impresentable que la ANOP hoy sugiera la inconveniencia de que los trabajadores de  Gendarmería de Chile cuenten con el legitimo  derecho a asociarse o agruparse, más cuando han sido justamente los abusos de algunos altos oficiales y directivos de Gendarmería de Chile, quienes amparados y protegidos por la confianza entregada por el Estado de Chile y al alero de círculos herméticos, quienes se han beneficiado abultándose las pensiones de retiro y jubilación.

 

Queremos aclarar que la ANOP amenaza con una “peligrosa pugna entre la planta de Oficiales y Sub-oficiales”, tensión que sólo a  existido desde la instalación de un modelo militarista en los años 80, y triste herencia de la dictadura, impuesta por la fuerza del shock de la destrucción institucional y al amparó de un gobierno de facto, mismo modelo de administración que a la fecha a persistido y que por la sola condición y naturaleza de Oficiales Penitenciarios les corresponde el mando del sistema, sin reparar en ello mayores exigencias profesionales, aptitudes ni proyecciones profesionales.  Entonces esa peligrosa pugna no es con la planta de sub-oficiales ni personal no uniformados (todos subalternos de la oficialidad), si no, es el conflicto generado por los abusos y privilegios de “algunos Oficiales y Directivos de alto rango”, hoy cuestionados por la contraloría que han venido a generar este triste episodio en la historia institucional, y que han afectado a todo el personal.   Queremos ser claros, sabemos y nos consta el profesionalismo y compromiso de muchos de nuestros Oficiales, los que creemos que en esta triste misiva no se ven reflejados.

 

Es nuestra firme convicción que la solución al conflicto generado por los cuestionamistos desde la Contraloría  General de la República a nuestro sistema de Pensiones DIPRECA es la vía legislativa, mediante la presentación por parte del ejecutivo de un proyecto de ley interpretativo,  que por un lado rescate el verdadero espíritu de la ley 19.195-93, que permitió que el personal institucional pudiere adscribirse al sistema de reparto, pero que por otro lado,  termine de una vez por todas con toda facultad discrecional que permita que la administración de turno, unilateralmente pueda aumentar la pensión de unos en desmedro de otros.

Por último, creemos que la autoridad política no puede observar contemplativamente el desarrollo de estos echos, más cuando es su tarea el velar por la condiciones laborales de los trabajadores penitenciarios, los que sin tener reacción por parte del Gobierno, han tenido que dar una desigual lucha en los tribunales en contra ese mismo Estado, representado por el Contralor General de la República y su Consejo de Defensa.   Nos parece impresentable el tremendo retroceso que ha significado para los trabajadores penitenciarios el dictamen del Contralor General, que se plasma en una medida administrativa que hace que imponentes de una misma Caja de Previsión( DIPRECA) como lo son Carabineros, PDI y Gendarmería, con similares riegos, y cotizaciones similares(aunque Gendarmería impone el triple que las otras instituciones) tenga beneficios jubilatorios distintos, siendo los trabajadores de Gendarmería los más afectados(perdiendo entre el 30 al 50% de sus jubilaciones). Y  como si lo anterior fuera poco, Gendarmería de Chile es la única institución de la cotizante en DIPRECA sin derecho a desahucio.

No comments yet.

Deja un comentario